Facundo Cabral

“Nos envejece más la cobardía que el tiempo; los años sólo arrugan la piel pero el miedo arruga el alma” Facundo Cabral

“Guardar silencio también es tomar partido” Laureano Márquez

jueves, 2 de mayo de 2013

La universidad altiva

Lo más indignante es que toda esta política sistemática de violencia destinada a sojuzgar la universidad, es estimulada por personajes egresados de esas mismas aulas, algunos de ellos incorporados ahora a su cuerpo profesoral. Durmiendo con el enemigo, pues.

                                                            Aula Magna, UCV. Nubes flotantes, Alexander Calder, 1953


Tal Cual

Política / Jueves 2 de mayo de 2013 / p.6



AL COMPÁS DE LA CIENCIA

GIOCONDA SAN BLAS

LA UNIVERSIDAD ALTIVA


El 16 de abril, CAMIULA (Centro de Atención Médica Integral de la Universidad de los Andes), una institución de salud de primer orden que por años ha servido a la comunidad merideña, fue salvajemente agredida por una turba oficialista armada, movida por el odio y la irracionalidad. La guardia nacional ¿bolivariana? y la policía del estado sirvieron de cómplices en tanto que testigos de los hechos, no hicieron nada para proteger a quienes allí daban o recibían atención.  

Ese mismo día, varias Facultades de la UCV fueron sometidas a violencia e intimidación por grupos de motorizados. Días más tarde, fueron incendiadas las instalaciones del Centro de Estudiantes de Comunicación Social de LUZ.

Tanta saña fue la respuesta despiadada de “squadristi” locales a la legítima solicitud de revisión de los resultados de la elección del 14A, elevada por la oposición ante el CNE por razones conocidas. Pero ésa es sólo la excusa. La verdad es que la universidad autónoma está sometida desde hace más de una década a un acoso implacable del régimen para quebrar su espíritu autonómico. Presupuestos congelados en el tiempo, al margen de la brutal inflación que nos aplasta, sueldos ruinosos para los profesores universitarios, laboratorios carentes de recursos para investigación, bibliotecas desactualizadas, servicios al mínimo, forman parte del acoso administrativo. 

Pero además, los actos vandálicos de grupos violentos contra las universidades autónomas a lo largo de la última década (más de 50, sólo en la UCV), se han constituido en política de estado en afán de obligarlas a declinar su autonomía y libertad de cátedra, y en intención de reducirlas a meros locales donde el principio de debatir con el pensamiento o convencer con razones, esencia del espíritu universitario, sea anulado. En su lugar, imponer una única verdad por la fuerza bruta. 

Lo más indignante es que toda esta política sistemática de violencia destinada a sojuzgar la universidad, es estimulada por personajes egresados de esas mismas aulas, algunos de ellos incorporados ahora a su cuerpo profesoral. Durmiendo con el enemigo, pues.

Son ellos versiones tropicales desteñidas de Martin Heidegger, quien con su “Principio del Líder” exhortó a Hitler a colocar a las universidades alemanas bajo el control del partido nazi, o de Giovanni Gentile, ministro de Educación del fascismo que colocó a la universidad bajo su tutela, al punto de exigir a los docentes un juramento de fidelidad y devoción a la Italia fascista y a Mussolini, acto al que sólo 12 educadores de 1.231 se opusieron.

Doce ejemplos históricos de dignidad académica para estos convulsionados tiempos.
---------------------------------------------------

NB: Felicitaciones a los galardonados con el Premio Polar, edición 2013. Ellos son parte de esa Venezuela positiva, constructiva, tenaz, que se contrapone a las bandas reseñadas en mi nota de hoy.

También en: http://www.conflictove.org.ve/analisis-y-opinion/la-universidad-altiva-articulo-de-gioconda-san-blas.html 
http://www.apusb.usb.ve/portal/
www.analitica.com/va/sociedad/articulos/8614537.asp
http://felixjtapia.org/blog/2013/05/04/la-universidad-altiva-por-gioconda-san-blas/

1 comentario:

  1. Tiempo de maldades desatadas que a uno le resulta difícil entender. Más aún, cuando descubres la oscuridad en personas que conoces y aprecias. Doloroso y difícil. Habrá salidas sanas?

    ResponderEliminar